Las 3 preguntas que todo líder debería hacerse

A veces me han preguntado cual o cuales son las fuentes principales de la que adquiero los conocimientos que luego comparto en mis artículos y libros,y que explico en las ponencias y formaciones que imparto. Principalmente proceden de 2 lugares que está acordes con el carácter práctico que definen, o así lo espero, todo lo que hago: en primer lugar mi experiencia propia en la gestión de equipos y organizaciones, y en segundo lugar lo que aprendo y trabajo con numerosos jefes de equipo en mi actividad como consultor y formador empresarial. Por supuesto que si tuviera que nombrar una tercera fuente hablaría del aprendizaje que lecturas de libros me aportan. Sin embargo, es la realidad de mi profesión la que me está permitiendo hasta la fecha desarrollar competencias y crear recursos prácticos que faciliten el reto de liderar personas.

Desde este enfoque de hechos y experiencias, no hace mucho me dí cuenta que para realizar un diagnóstico fiable de mi estilo de liderazgo y comprobar si este labor la estaba realizando de forma óptima, bastaba con hacerme 3 preguntas clave. La respuesta a estas cuestiones permitía aportar luz sobre la validez o no de mi manera de dirigir, ofreciendo  información fiable sobre este asunto. Estas son las 3 cuestiones que todo líder debería hacerse:

  1. ¿Tu equipo se alegra al verte?. Realmente lo que quiero que te plantees es que emociones generas en tus colaboradores. Si tu presencia va acompañada de “malas vibraciones”, incómodos silencios y emociones negativas, quizás algo no estás haciendo del todo bien. En cambio si ante ti la plantilla se siente relajada, confiada y centrada en su trabajo,desde mi punto de vista creo que vas por el buen camino. Un líder se sabe que lo es por lo que hace, pero si quieres conocer si realmente lo estás haciendo correctamente, presta atención a las emociones que provocas en el equipo.
  2. ¿Cómo actúan tus colaboradores ante un error?. Si cuando alguien falla el equipo “esconde“el error y no asume su responsabilidad, buscando otros culpables sin asumir la parte que le corresponde. Si además el motivo principal que hay detrás de este comportamiento es miedo, también te encuentras ante una mala e inequívoca señal de que tu manera de liderar es mejorable.
  3. ¿Qué cambios ha experimentado tu equipo?, ¿han sido positivos o negativos?. Desde que coordinas al equipo, ¿han mejorado o han empeorado en conductas clave como compromiso, iniciativa, productividad responsabilidad?. Sin duda son muchos los factores que pueden influir en el empeoramiento del desempeño de un colaborador, siendo arriesgado por tanto argumentar como factor único el efecto líder. Pero también es cierto que en la mejora del rendimiento y la productividad de un empleado, el papel que ejerce su jefe es clave para que este cambio positivo se produzca.

Si quieres conocer en profundidad si estás desarrollando un adecuado liderazgo o no, siempre puedes hacer evaluaciones 360, encuestas de clima, utilizar herramientas de autoanálisis directivo que ofrece el mercado. Recursos  todos ellos muy recomendables. Pero antes de hacer todo esto, hazte estas preguntas y sé sincero contigo mismo. Te aseguro que el conocimiento al que llegarás te ayudará a ser más consciente de tu estilo de liderazgo.

Gracias por tu tiempo, lo más valioso que tienes, y no olvides …¡desarrollar tu talento y el de tu equipo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *