Cúentame tu historia – Storytelling

Esta semana imparto un seminario sobre comunicación en público para una importante entidad empresarial de la Región de Murcia. Bueno, realmente me han solicitado que trabaje con ellos el concepto de Storytelling y como puede aplicarse en sus presentaciones. Si no has tenido la oportunidad de trabajar esta técnica es probable que pienses algo parecido a esto… “otro anglicismo cool con el que bautizar algo que ya se realizaba desde hace tiempo, pero que con ese nombre queda más guay“. Si piensas esto, en parte tienes razón. No obstante, también lo es el alto impacto positivo que tiene este recurso sobre las comunicaciones en público. Realmente el ser humano ha contado historias desde sus inicios, era y es la forma habitual que tenemos de transmitir ideas y tradiciones.El Storytelling, que significa “al arte de contar historias”, siempre ha estado ahí. Es muy probable que incluso lo hayas utilizado cuando eras pequeño y querías que tus padres te comprarán ese juguete que “todo el mundo tenía“, y para convencerles relatabas toda una historia de marginación social y futuro casi que apocalíptico si no te hacías con tan preciado tesoro. Ahora, y gracias a comunicadores como Steve Jobs y los ponentes que participan en las charlas TED, el mundo de la empresa y los negocios también lo está aplicando.

Pues eso es, Storytelling es contar historias pero no de cualquier forma. Es conveniente seguir un método para que realmente consiga los cuatro principales beneficios que esta técnica aporta a las presentaciones:

 

  1. DIFERENTE: Hace que tus presentaciones sean distintas por lo que generan una mayor visibilidad y , en consecuencia, mejor y mayor recuerdo.
  2. ATENCIÓN: Capta la atención de la audiencia con lo que se evitan distracciones y aumentas las posibilidades de impactar sobre quienes te escuchan.
  3. CONEXIÓN: Ayuda a crear “puentes” y “conexiones” con tu audiencia, generando confianza y un claro y positivo espacio de empatía.
  4. ACCIÓN – OBJETIVO: Al ser diferente, captar más la atención de la audiencia y generar conexión con este, también se incrementan el impacto y las posibilidades de alcanzar el objetivo que querías conseguir (concienciar, modificar conductas, captar negocio, que compren tu producto, …).

Existen un sinfín de patrones que se pueden aplicar para relatar tu historia, aunque a mi me gusta emplear una estructura básica y a la vez efectiva. Consiste en plantearte aquello que quieras contar como si de un problema matemático se tratase que quieres resolver. Si seguimos esta metáfora te darás cuenta que primero hay un PLANTEAMIENTO inicial, después se presenta la INCÓGNITA a resolver, para después realizar o que sucedan OPERACIONES que den con la SOLUCIÓN del problema.

Realizar Storytelling comienza de la misma forma, con un contexto inicial que podemos llamar MARCO, seguido de un CONFLICTO que te llevo a actuar o que supuso un reto para ti, para después explicar todas las PERIPECIAS y circunstancias que viviste, hasta poder resolver el problema o alcanzar esa REVELACIÓN que quieres compartir con la audiencia.

A continuación te pongo un breve ejemplo de un video TED donde puedes observar cada una de estas fases. Es bastante famoso ya que cuenta lo que vivió Ric Elias cuando viajaba en el avión que hizo un aterrizaje forzoso en el rio Hudson de Nueva York en enero de 2009. En 2011 participo en las charlas TED para hablarnos de las “3 cosas que aprendí mientras mi avión se estrellaba”.

Gracias por tu tiempo, lo más valioso que tienes, y no olvides …¡desarrollar tu talento y el de tu equipo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *