¿Autonomía o salario?…¡Ambas cosas!

A las ciencias sociales, en ocasiones, no se las toma tan en serio como se debería. Desde cualquier otro ámbito del conocimiento se realiza un gran descubrimiento y no es necesario esperar mucho tiempo para que este pueda verse ya aplicado en el sector o industria correspondiente. Viene ese hallazgo desde la psicología, por ejemplo, y se tarda y discute mucho más. No quiero entrar en este artículo sobre las razones de ellos, dan para muchas más líneas, pero sí hablar acerca de una de las grandes estrategias para crear y mantener la motivación humana en el trabajo que multitud de estudios ya han demostrado desde hace unos años: autonomía. A pesar de que se ha hablado mucho sobre ella, todavía a algunas empresas les cuesta aplicarlo en su organización y establecer acciones que cambien realmente las cosas.

Todo evoluciona, la motivación también. Lo que comprometía a los trabajadores de hace 50 años, es diferente a lo que nos motiva ahora. Por supuesto que se mantienen unos principios básicos, pero en otros aspectos hemos cambiado mucho. Pregunta a tus padres sobre su trabajo, pídeles que te digan que es lo que les motivaba a ellos. Es muy probable que te respondan que lo que les hacía levantarse de la cama e ir al trabajo era el ganar suficiente dinero para que no le faltara nada a su familia. No le daban muchas vueltas a si su trabajo les permitía autorealizarse, simplemente lo hacían para obtener recompensas externas.

Ahora, en el 2019, ya nos planteamos otras cosas. Seguimos valorando ganar dinero, como no, pero también realizar un trabajo que nos satisfaga, que tenga sentido y en el que podamos tener cierta capacidad de elección. Esta libertad ofrece múltiples ventajas al trabajador quien puede facilitar la conciliación trabajo – familia, también le ayuda a cuadrar el tiempo con otras actividades de ocio o personales. Todo esto sin lugar a duda motiva. Motiva mucho. Piensa querido lector que lo contrario es el control, la supervisión constante del trabajo y la nula capacidad de elegir. Creo que esto no motiva mucho.

La empresa también sale muy beneficiada cuando ofrece mayor autonomía a sus empleados. El ya comentado compromiso, pero también productividad, creatividad, innovación,… No hablo de dar 100% de libertad a los trabajadores, pero si la suficiente como para cambiar algunos hábitos diarios y procedimientos de trabajo.

Para acabar incluyo un video que vi hace unas semanas y que nos habla acerca de la relación entre trabajo, dinero y horas libres. No sé si son actores, si está grabado con un cámara oculta o es una campaña de publicidad. Tampoco me interesa. Me quedo con el mensaje.

Hoy nunca mejor dicho… gracias por tu tiempo, lo más valioso que tienes, y no olvides …¡desarrollar tu talento y el de tu equipo!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *