No busques la felicidad

Hace unas semanas un amigo me recomendó la lectura de un libro cuyo nombre es algo especial y difícil de olvidar: “El sutil arte de que (casi todo) te importe una mierda” de Mark Manson. El mismo libro se presenta como la obra que “manda a la mierda” a los libros de autoayuda convencionales, toda una declaración de intenciones. Aunque esta última afirmación no es cierta, desde mi punto de vista dice lo mismo que casi todos pero con un lenguaje más actual y mensajes fácilmente comprensibles, es el libro que más veces he recomendado los últimos días.

Una de las ideas más interesantes la recoge en las primeras páginas del libro y que comparto en este artículo. Decía el filosofo Albert Camus que…

“Nunca serás feliz si continuas buscando en qué consiste la felicidad. Nunca vivirás si estás buscando el significado de la vida”

Me encanta esta reflexión. En el mundo actual, donde el postureo y lo superficial gana peso en nuestra sociedad a la velocidad del rayo, no se nos permite ni siquiera estar triste, ser infeliz. Parece que nuestra vida debe ser en todo momento perfecta , 24 horas y 365 días de vida de puro positivismo. Es esta misma obsesión por la felicidad la que nos puede alejar cada vez más de ella. Cuanto más persigas sentirte bien todo el tiempo, más insatisfecho estarás ya que perseguir algo solo refuerza el hecho de que careces de ello.

Si a esto le sumas que en los tiempos actuales se fomenta el “mi vida es más maravillosa y divertida que la tuya“, provoca que no queramos ser nosotros “los de la vida mediocre” y rechazamos emociones negativas intentando en todo momento estar siempre feliz. Es un circulo vicioso que nos dirige de forma inexorable hacia la infelicidad ya que cuando te sientes mal contigo mismo, algo normal y necesario, y al mismo tiempo recibes mil imágenes de personas totalmente felices, que viven unas vidas increíbles sin problemas, nos sentimos mal por sentirnos mal, y este circulo negativo se sigue retroalimentándose hasta el infinito provocando un gran vacío existencial.

La solución es fácil de decir, muy difícil de llevar a la práctica como casi todo. Aceptemos los problemas, los malos momentos, los días tristes , las emociones negativas. Desgraciadamente forman parte de la vida y todo ser humano tienen sus propias batallas, la vida va de eso y debes aceptar que habrá momentos en los que nos tocará sufrir. Nos busques la felicidad, busca contar con más días buenos que malos.

Gracias por tu tiempo, lo más valioso que tienes, y no olvides …¡desarrollar tu talento y el de tu equipo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *