Ten enemigos (Kobe Bryant)

No te alarmes. No estoy diciendo que vayas por ahí buscando pelea o enfrentándote con cualquiera que ose expresar una opinión diferente a la tuya. No va por ahí. Lo que quiero decir es, y en esto estoy seguro que estarás de acuerdo conmigo, que resulta imposible agradar a todo el mundo, por lo tanto es natural y sano que haya personas a las que quizás no “le caigas muy bien”.  Aquel que lo busca continuamente en todas y cada una de sus decisiones, termina por molestar a todos y por supuesto también a sí mismo.

Te guste o no el baloncesto (como sabes yo soy un “friki” del basket, el mejor deporte que se ha inventado nunca), es muy probable que te suene el nombre de Kobe Bryant. Él ha sido uno de los grandes de este deporte capaz de ganar  cinco anillos de la NBA  y multitud de premios con su equipo Los Ángeles Lakers. Kobe se retiró en 2017 y siempre se le ha reconocido como gran jugador, pero también un destacado líder en los vestuarios.

Como cualquier persona tenía sus debilidades, pero también destacaba por sus fortalezas y principios claros sobre lo que para él significaba un buen liderazgo.  Una de las más recordadas es aquella que pronunció en una ocasión en la que se le criticaba la exigencia con la trataba al resto del equipo. Kobe no estaba satisfecho con el rendimiento del resto de jugadores de la plantilla, consideraba que podían dar mucho más en la cancha y que no era cuestión de aptitud sino más bien de actitud, algo que desquiciaba a este gran jugador. Con el objetivo de motivarles, pronunció esta famosa frase:

“If you’re going to be a leader, you’re not going to please everybody. You’ve got to hold people accountable. Even if you have that moment of being uncomfortable.”

“Si quieres ser un líder, no deberías complacer a todos. Debes responsabilizar a la gente, incluso si en ese momento estas siendo incómodo”.

Desconozco sinceramente el tono y contexto en el que la dijo. A pesar de ello estoy totalmente de acuerdo con ella. A veces debemos tomar decisiones justas y necesarias para el equipo y la empresa, aunque estas no vayan a gustar a alguien.  No estoy hablando sobre las maneras que se emplean en la comunicación, estas siempre deben ser las correctas independientemente del momento y persona que tengas delante. Estoy hablando más bien del contenido de esa acción y el objetivo que persigue. Puede que comunicar a alguien que necesita cambiar su actitud o corregir una conducta no le agrade, a nadie le gusta que le digan lo que hace mal. Pero esta circunstancia no debería impedir hacer lo que es justo y adecuado hacer.

Como líder debes ser consciente que debes tomar decisiones que no gusten al equipo al que diriges,  pero no por ello debes de dejar de hacerlo. Claro que las formas que utilizamos marcan la diferencia acerca de la manera en la que esa difícil decisión es recibida por el equipo. Tan importante es lo que digo que hay que hacer, como la forma en la que lo digo. Es en estas situaciones donde es necesario mostrar con más frecuencia todo nuestro arsenal de herramientas para ser persuasivo, asertivo, negociador y comunicador. Pero seria también un error actuar como algunos  jefes que debido a su falta de autoestima, confianza y seguridad, suelen ir al camino fácil de intentar agradar el equipo evitando el conflicto y evitando asumir la responsabilidad que su puesto exige.

Gracias por tu tiempo, lo más valioso que tienes, y no olvides …¡desarrollar tu talento y el de tu equipo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *