Personas sobre procesos: Agilismo y gestión de personas

Durante esas semanas me encuentro realizando una acción formativa sobre Metodologías Agile. Ya había oído hablar mucho sobre esta nueva forma de trabajar, pero he querido profundizar en ella con el objetivo de vincularlo con la gestión de personas y equipos.

La corriente AGILE, cuyo nacimiento se fija en el año 2001 cuando 17 expertos en el desarrollo de software redactaron el Manifiesto Ágil, supuso un  importante cambio en la manera de desarrollar nuevos productos y servicios. Frente a sistemas rígidos y con poca capacidad de adaptación, propusieron nuevas metodologías mucho más ágiles que permiten adaptar en todo momento el producto a las necesidades del cliente para ofrecerle continuamente valor.

Dicho Manifiesto Ágil estaba compuesto por 4 valores que defienden un cambio en la cultura organizativa, y 12 principios que definen el marco de trabajo de todo equipo ágil. Los valores son:

1. Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas.

2. ‘Software’ funcionando sobre documentación exhaustiva.

3. Colaboración con el cliente sobre negociación contractual.

4. Respuesta ante el cambio sobre seguir un plan.

Sin profundizar más en el tema de las metodologías AGILE, ámbito que me parece muy interesante y que ya está marcando la manera de trabajar en las empresas actuales, quiero detenerme en el primer valor.

Valor 1 – Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas

Es interesante observar como el primer enunciado de la corriente actual más relevante en el desarrollo de productos y servicios, viene a decir que lo más importante son las personas, el activo más importante con el que cuenta una organización. Por encima de procesos y herramientas, el elemento que marca la diferencia son los trabajadores, por lo que será sobre ellos donde haya que poner el foco para hacerlos crecer, comprometerlos y crear el entorno de confianza y motivación necesario para trabajar.

Puedes trabajar en tu organización utilizando procesos innovadores o tecnologías de última generación, pero al final y como sucede siempre, son quienes forman parte de tu equipo los que podrán hacer buena estas herramientas. No significa esto que el proceso no sea importante, lo que quiero decir (lo que también dicen las metodologías AGILE) es que el proceso está al servicio de la persona y no al contrario, debe actuar como palanca para cumplir sus objetivos.

Ofrezcamos libertad a nuestros equipos para que sean capaces de autorganizarse, apostemos por desarrollar su conocimiento y competencias, impulsemos todo su talento creando el entorno de trabajo adecuado para que el proceso fluya hacia la consecución de los objetivos.

Gracias por tu tiempo, lo más valioso que tienes, y no olvides …¡desarrollar tu talento y el de tu equipo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *